Salud

PACHA VALENCIA SUSPENDE SU PROMOCION DE UN SORTEO DE AUMENTO DE MAMAS

11/21/2008 

PACHA VALENCIA SUSPENDE SU PROMOCION DE UN SORTEO DE AUMENTO DE MAMAS
Tras el anuncio del sorteo de un aumento de mamas en una discoteca de Valencia, las instituciones, los profesionales y los medios de comunicación reabren el debate entorno a la banalización de la Medicina Cosmética, problemática que la SEMCC ya evidenció y denunció públicamente tras detectar el aumento de ofertas y promociones que ofrecían ciertas clínicas de cirugía estética durante las pasadas fiestas navideñas.





Cheques-regalo, bonos, descuentos del 40%, tratamientos combinados “a un precio muy especial” y ahora sorteos en discotecas, son algunos de los métodos que la Sociedad Española de Medicina y Cirugía Cosmética (SEMCC) rechaza de pleno por considerarlos poco profesionales y éticos.

El presidente de esta Sociedad, el Dr. J. Víctor García confirma que “aunque probable y lamentablemente en el marco legal poco o nada queda reflejado respecto de la autorización o prohibición de este tipo de promociones, siempre debemos apelar al sentido común y a la ética; y, además, al exigible criterio profesional y deontológico de los médicos que pudieran, de una u otra manera, favorecer o participar en estas actuaciones. No podemos perder de vista que estamos hablando de patologías estéticas y no de simples inestetismos; de procedimientos terapéuticos, más o menos complejos, y no de simples actos de cuidado corporal; y de auténticos pacientes y no de simples usuarios. Las patologías estéticas requieren una evaluación oportuna y un diagnóstico preciso que permita controlar todos los parámetros de una posible intervención, desde las indicaciones terapéuticas hasta las contraindicaciones, los efectos colaterales o las posibles complicaciones. De lo que en definitiva estamos hablando es de que exista una indicación médica en su sentido más amplio”.

La indicación existe o no existe, pero no puede crearse. En Medicina, y la Medicina Cosmética y Estética lo es, la oferta jamás puede anteponerse a la demanda. No se trata de “crear” un tratamiento, y a continuación buscar “usuarios” para el mismo. Debe primar la demanda, sustentada en la necesidad de un tipo u otro (vital o no vital, curativa o satisfactiva), no la oferta, y menos cuando la oferta se personaliza en quien pudiera verse agraciado por un juego de azar.


Ampliar
No es objeto de debate que se diga que la intervención la va realizar un médico altamente cualificado, en unas magníficas instalaciones sanitarias, y que se incluirá una noche de hospitalización; eso lo presuponemos y así tiene que ser, en ésta y en cualesquiera circunstancias. Los promotores de la oferta llegan a indicar que la persona agraciada podrá cambiar el aumento de pechos por otra intervención, ya que lo que sortean es, “como un bono”, con el que se puede optar también “por una fotodepilación o por inyecciones de bótox”.

Sortéense los 4.500 euros y que el afortunado o afortunada pueda decidir, por qué no, invertirlos en una cirugía estética si lo estima, y resulta procedente. No podemos permitir que a un acto médico se le considere como a un simple producto de consumo, como a un equipo de informática o de música. “Seguramente ni se les pasó por la cabeza sortear un trasplante de riñón o una prótesis de cadera” añade el doctor.

La SEMCC alerta sobre el hecho, cada vez más frecuente, de que a las consultas de Medicina Cosmética y Estética acudan numerosas personas solicitando la aplicación de un tratamiento concreto, sin haber sido evaluadas en un reconocimiento previo, sin disponer de un diagnóstico establecido por un médico debidamente capacitado, y sin contar, cuando procede, con las necesarias pruebas complementarias.

No es nada raro, tras el anuncio de una oferta o un sorteo como el de Valencia, comprobar como, al día siguiente, existe un incremento de solicitudes de dicho tratamiento, y que la mayoría de los pacientes lo piden además, como única alternativa. En este caso incluso cuesta convencerles de que quizás no necesiten ningún tratamiento médico y en la coyuntura de que si lo necesitaran, cuesta convencerles de que quizás el solicitado no es el más adecuado para su patología concreta” aclara el Dr. García.

La SEMCC insta a la administración a tomar medidas para poner fin a este tipo de iniciativas comerciales, y hace un llamamiento a las corporaciones médicas y a las sociedades científicas implicadas para unirse en esta lucha por la dignidad de la Medicina Cosmética y Estética, y de la Medicina en general.

Imprimir Enviar por Mail
Compártenos