Rafael Catalá y la censura a la prensa: vino al Círculo Ecuestre 'a por lana' y salió 'trasquilado'

5/4/2015 

Rafael Catalá y la censura a la prensa: vino al Círculo Ecuestre 'a por lana' y salió 'trasquilado'

La pasada semana el Ministro de Justicia, Rafael Català, participaba en uno de los almuerzos-coloquio que organiza de manera habitual el Círculo Ecuestre de Barcelona para empresarios. Català iba bien en su discurso. Se encontraba como pez en el agua haciendo campaña y peloteando a los empresarios catalanes asistentes, que escuchaban, con más o menos entusiasmo, la predisposición de Català para poner la Justicia a disposición de "la sofisticada economía catalana".






Un economía, la catalana, necesitada, según el ministro, de "una fuerte garantía sobre los derechos de propiedad, fuerza legal y coerción judicial a los contratos". A vosotros os toca leer entre líneas, sobre la oferta de Català a los empresarios.

Bien. En un momento determinado y cómo si de una revelación se tratara, Català se quedó mirando a los medios de comunicación y la armó. ¡Vaya si la armó! Su gobierno, dijo, se plantea sancionar a los medios de comunicación que publiquen una filtración. Más o menos les decía que tranquilos... que eso de que las corruptelas entre políticos y empresarios salgan a la palestra por filtraciones, se va a acabar. Es decir, Ley Mordaza también para los periodistas. La mejor ley para que la corrupción campe a sus anchas.

¿Y de donde se cree la gente que saca la prensa la información? Pues de personas decentes que ven desde sus puestos de trabajo cómo políticos, banqueros, empresarios e instituciones, desfalcan países sin que nadie se entere.

Así, por filtraciones, han salido a la palestra los casos Gürtel, Eres, Noos, PalmaArena, Bárcenas, CajasB del PP, Rato, Trillo, González, Púnica y un sinfín de corruptelas en las que, desgraciadamente, está implicado el partido del mismo gobierno que ahora quiere sancionar a los medios que los pongan en conocimiento del ciudadano.

Absolutamente vergonzoso. El ministro dice hoy que no dijo lo que dijo, y sus medios afines ya han salido a la palestra con titulares del tipo "Catalá aclara que no está a favor de penalizar a medios por publicar filtraciones".

Català no tiene que aclarar nada ¡hombre! Un malentendido requiere una aclaración. Pero en el Círculo Ecuestre nadie malentendió nada. Lo que dijo, lo dijo. Y fue exactamente que hay que penalizar a los medios de comunicación que publiquen filtraciones. Con todas las consecuencias. Bien es verdad que hay que contextualizar la bipolaridad del ministro, que fue al Círculo a captar votos.

En fin. A pesar de Català, también hemos sabido que Rato no será detenido en ningún momento. Ni siquiera se le retirará el pasaporte, ya que Anticorrupción ha retirado su denuncia de riesgo de fuga. Anticorrupción tampoco pedirá informes sobre las cuentas de Rato al Servicio Ejecutivo de la Comisión de Prevención del Blanqueo de Capitales e Infracciones Monetarias (SEPBLAC), para adjuntarlos a la causa que lleva el juez Andreu. ¿Y por qué? Pues porque las cúpulas de Hacienda y Anticorrupción, se han reunido para hacer las paces, en lo que al Caso Rato se refiere. De nuevo a vosotros os toca juzgar.

También sabemos hoy que la Trama Púnica cobró un dineral pagado por la empresa Indra por sacar notas de prensa a mansalva que minimizaran el escándalo del chalet de Ignacio González, el Presidente de la Comunidad Madrid; o que Federico Trillo cobró otro dineral en concepto de "asesoramiento de palabra" a la empresa Collosa, después de que ésta consiguiera las licencias para construir parque eólicos en Castilla-León de manos del hermano de Trillo, entonces Secretario General de la Consejería Económica de la Junta de Castilla León.

¿Cómo se enteraría la sociedad de todo esto, si no hubiera almas de buena fé que las ponen en manos de la prensa asqueados de ver como tanta corrupción pasa por delante de sus narices?

El ministro Català debería haber dimitido hoy. En lugar de eso, se justifica. Y sus medios afines, en lugar de defender la libertad de prensa, lo justifican. ¡País de peineta y cabra que baila encima de una silla!

firma Gema Castellano

Gema Castellano
@GemaCastellano



Imprimir Enviar por Mail
Compártenos