ANNA CORTINA DA EL ''SÍ QUIERO'' A CAMILO JULIÀ EN UNA CEREMONIA MARCADA POR EL LUJO

10/27/2005 

ANNA CORTINA DA EL ''SÍ QUIERO'' A CAMILO JULIÀ EN UNA CEREMONIA MARCADA POR EL LUJO

Ampliar

El Convent de Blanes, un espacio único y privilegiado situado en la Costa Brava, fue el lugar elegido por Anna Cortina y Camilo Julià para darse el “sí, quiero” más glamouroso de cuantos hemos podido escuchar desde hace mucho tiempo en nuestro país. Construido a finales del s.XVI, abierto totalmente al mar y perfumado por flores aromáticas y la esencia de pinos centenarios, el lujoso edificio sirvió como fortaleza defensora para una boda que no deseaba ser publicitaria; pero también de refugio íntimo de unos sentimientos tan a flor de piel que hasta los invitados resultaron contagiados. Celebrada por la regidora Concepción Boldú i Soler, quién también dio un repaso al corto pero intenso noviazgo de los contrayentes, la ceremonia resultó emocional y emocionante; muy familiar y participativa; democrática y plural; no convencional, de acuerdo al carácter de la exitosa empresaria; y por ende, sofisticada. Casi tanto como la imagen de la novia. Aún a riesgo de parecer “cursis”, diremos que cuando Anna descendió por las escaleras de piedra que desembocaban en el mirador donde se había instalado la capilla civil del brazo de su padre, Salvador Cortina, y cinco damas de honor, todo se paralizó. Sólo ella, la música y un par de gaviotas parecían existir.







Ampliar

Vestida por Pertegaz con un traje de novia en blanco roto de atrevido escote y bordados en pedrería de Swarovski (ver detalle), la empresaria de la moda llegó puntual a la cita con su nueva vida, pisando fuerte y con una seguridad abrumadora. Como profesional que es, no dejó nada al azar. Sabe que para que una empresa llegue a buen fin es necesario contar con el mejor equipo en quién poder delegar, pero también supervisar personalmente todo al detalle. Esto le permitió disfrutar de su momento al máximo.


Ampliar

El sello de Anna estaba en todo, y por tanto, la firma de la distinción. El “look” nupcial lo completaba unos larguísimos guantes de seda a tono con el vestido y un espléndido casquete de la colección Gingko de la marca Carrera y Carrera diseñado en oro blanco y brillantes, del que se desprendía un velo de plumas todo sofisticación y atrevimiento ver detalle. Subida en uno altísimos tacones de Stuart Weitzman y sin apenas joyas, solo unos pendientes de brillantes de la famosa colección Jardín de Rosas también de la firma Carrera y Carrera, Anna presentaba un “allure” propio de una diva.


Ampliar

Camilo había hecho acto de presencia pocos minutos antes acompañado de su madre, Mª José Blanch, bellísima, quién de alguna manera eclipsó al tradicional “chaqué” del novio con un soberbio conjunto de Dior compuesto por un vestido largo estampado y estola de visón en tono verde hierba. La elegancia y el buen gusto caracterizaron también a Rosa Pons, madre de la novia, ataviada con un exquisito vestido en azul mar de corte charlestón adornado con pedrería y unos zapatos a juego forrados en la misma tela; aunque el toque 'fashion' y trasgresor lo aportaran los hermanos del novio, - Joan, Alex y Borja Julià -, quienes supieron renovar a la perfección el impecable estilo del tradicional chaqué con chalecos en tonos amarillo y rosa palo. De lo más “chic”.


Ampliar

Caía ya la noche cuando entre la luz de las velas y la belleza de las flores blancas Camilo y Anna se convertían en marido y mujer. Habían caído lágrimas de emoción, se habían lanzado al viento bellísimas palabras de buenos augurios o que evocaban recuerdos por parte de íntimos y familiares, e incluso los novios se habían dedicado maravillosos textos a manera de votos de amor y compromiso.


Ampliar

Era la hora de la celebración. El catering del aperitivo y el posterior menú de la cena,- crema de ceps con flan de foie, carée de cordero con salsa aromática acompañado por ataditos de judías verdes y cebollitas y, como postre, cestita de chocolate con frutos rojos-, fue confeccionado y servido por la prestigiosa empresa Esther Conde, especializada en bodas de alta gama y preferida por todos aquellos que desean estar seguros de quedar bien y recibir un servicio personalizado. Se sirvieron vinos de Rioja Viña Alberdi del 2000 y Marqués de Riscal 2004; y el champagne, un capricho de Borja Julià, fue el de Laurent Perrier.


Ampliar

Todo era tan perfecto que rozaba el 'snobismo' en el sentido más literal de la palabra y evitando cualquier connotación negativa. No es de extrañar, contando con que la dirección de la producción de la boda la llevó personalmente Marga Manero, de Protocol Gestió, una de las empresas de organización de eventos más prestigiosas de España. Los diferentes actos se desarrollaron en espacios decorados por la elitista empresa de escenificación floral Phlox, y cada uno de ellos configuraba ambientes diferentes unidos por el hilo del buen gusto y el grado justo de sofisticación. La cena fue amenizada por un grupo de Mimos encargados de dirigir a los novios hacia las diferentes actividades previstas y las mesas, decoradas con exquisitos centros de velas y flores, sorprendieron a los invitados por su extremada belleza y originalidad.


Ampliar

Tras el ágape, la diversión, sin olvidar el tradicional vals que se convirtió en el anuncio de una larga noche amenizada por el Dj Jaimote. Los más calmados pudieron disfrutar de una zona “chill-out” con sofás estilo Louis XVI, desde donde se accedía a dos barras de bar que no cesaron de servir copas hasta que el último invitado se despidió.


Ampliar

Anna y Camilo han decidido una boda privada, sin objetivos ni exclusivas, para compartir con sus familias y amigos de los de verdad; y sin embargo el evento merece la portada de las más prestigiosas revistas de moda, sociedad, estilo o glamour a nivel internacional por ser un ejemplo de lo que es verdaderamente el lujo, la clase, la elegancia, las buenas maneras y la exclusividad. Acostumbrados a lo mediático y vendible, a lo preparado sin pasión para obtener una rentabilidad incluso entre la nobleza y a la falta de gusto e incluso chabacanería, esta boda supone la excepción que confirma la regla. Un mirlo blanco. Nos ha costado convencer a los novios, pero al fin podemos ofrecerles uno de los reportajes sociales más glamourosos de todos los que hemos publicado a lo largo del año.

Gema Castellano

Pulse las FOTOS para AMPLIARLAS

















© Informativos.Net 1999-2005

Nota para Medios: Las Imágenes son originales y son propiedad de Informativos.Net. Están a baja calidad (640x480) pero disponemos de los originales a alta resolución (300 dpi) para su publicación en medios tradicionales.


Imprimir Enviar por Mail
Compártenos