Reportajes

SHOW DE YATES EN MÓNACO: LOS JÓVENES NUEVOS RICOS QUIEREN YATES DE MÁS METROS (FOTOS + VIDEO)

9/24/2006 

Informativos.net

Ampliar
Son multimillonarios, suelen utilizar sus yates unas tres o cuatro semanas al año y a mediados de septiembre tienen un punto de encuentro común: Montecarlo. El Mónaco Yacht Show, el salón náutico internacional más exclusivo y prestigioso del sector, se convierte en el objetivo de una selectiva y caprichosa clientela de altísimo nivel adquisitivo que busca las últimas novedades y que obliga a la organización a realizar una exhaustiva selección de expositores. En el Monaco Yacht Show no presenta sus novedades quién quiere sino quién puede, lo mismo no compra quién puede sino el que está dispuesto a invertir cifras astronómicas en auténticas joyas del mar. La evolución del perfil del propietario de yate, mucho más joven y exigente que hace algunos años, ha dado al traste incluso con la definición tradicional de Yacht: barco a motor o vela que mide alrededor de 24m y Mónaco se convierte en la evidencia de la nueva repartición de la riqueza. El Port Hercule ha albergado durante cuatro días 91 mega yachts de los que el 55% miden de 40 a 90m y que juntos tienen un valor de 2,5 millardos de euros.






Ampliar
El lujo, la elegancia, la ostentación y el prestigio son la tónica generalizada en los 8.000 metros cuadrados de una exclusiva exposición que este año presenta su dieciséis edición con record de visitantes, 23.000, que pagan sin rechistar la módica cantidad de 50 euros por el ticket de entrada cada día y otros tantos por el aparcamiento de su super vehículo. Por expreso deseo del Príncipe Alberto la mitad de la recaudación va a parar a la Asociación Monegasca de Miopatías Infantiles, lo que obliga a que nadie, excepto los periodistas acreditados, eluda su obligación.

Ampliar
A cambio la marca Mercedes, esponsor oficial del Mónaco Yacht Show, pone a disposición de los ilustres visitantes una flota de lujosos coches para su traslado al hotel o las visitas a los lugares más emblemáticos del Principado.


Ampliar
En el Puerto Hercule todo está pensado para que los más ricos del planeta se diviertan y elijan su nuevo modelo de barco sin demasiadas molestias. Una flota de pequeñas lanchas neumáticas los traslada de dársena en dársena y una vez allí, el glamour a todos los niveles está servido sobre las maderas más nobles y en espectaculares vajillas de diseño.

Ampliar
Los zapatos amontonados en la popa de los yates, Moschino, Prada o Gucci, dan una idea de la categoría financiera de los usuarios, aunque intentar adivinar sus nombres se convierte en especulación. La confidencialidad es absoluta. La prensa, cuidadosamente seleccionada, no tiene acceso al interior de los yates donde se celebran suntuosas comidas de placer y negocios o las extraordinarias y lujosísimas fiestas privadas durante la noche, una vez el salón ha cerrado sus puertas. En Mónaco saben como llamar la atención sin comprometer la identidad de sus exclusivos visitantes.


Ampliar
Según Luc Pettavino, organizador del evento y Presidente de la Cámara Monegasca de Yachting, el Mónaco Yacht Show es el segundo acontecimiento en importancia de estas características en el mundo después de Fort Lauderdale en Miami, no sólo por el número de expositores, 530, sino por la envergadura de los yates presentados y la calidad de las marcas. Las características geográficas de Port Hercule ayudan, ya que es el único puerto del Mediterráneo donde pueden fondear este tipo de naves.
La tendencia a que los yachts sean cada vez más grandes consolidará el salón y asegurará la exclusividad de sus clientes, quienes deberán contar con presupuestos que van desde los 50 a los 120 millones de euros para adquirir naves cuya media en medidas alcanza los 79,25m. Como anécdota diremos que el yate privado más grande del mundo se llama Platinum, mide 160m, ha sido construido por el astillero Lürssen y navega bajo bandera de Dubai. El capricho le ha costado a Sheik Mohammed bin Rashid al-Maktoum, su propietario y mandatario de Dubai, la cantidad de 300 millones de euros.

Trece de los quince astilleros más importantes del mundo han estado presentes en el Mónaco Yacht Show 2006, donde se han presentado cuarenta novedades en primicia mundial todas ellas iconos de las tres premisas fundamentales en un yate moderno competitivo: grandes medidas, tecnología punta y diseño.

Ampliar
El “Maltese Falcon”, un velero de 88m construido en Turquía por Perini Navi, llamaba la atención entre tanta espectacularidad. Sus tres novedosos mástiles rotativos, los 2.400 metros cuadrados de velas y su avanzado sistema de navegación, además de su diseño, lo hacían brillar en el puerto monegasco con luz propia. El coloso cuenta con seis cabinas más una vip con capacidad para doce personas y sepan que, si algunos de nuestros lectores desean disfrutarlo, se alquila por la módica cantidad de 335.000 euros/semana. Unas vacaciones inolvidables, sin duda.


Ampliar
El Mirgab V, construido por Burger Boat Company para la familia Alshaya de Kuwait, competía por su increíble diseño interior y riqueza de sus materiales. Paredes en Macoré, cerezo africano; escalera circular esculpida a mano en bronce y piedra de onyx o el ascensor neumático de cristal en forma de tubo son algunas de sus excelencias, sin contar con los artistas y artesanos que han participado en su decoración tales como Bigelli Marmi, italianos, los mejores del mundo.

Ampliar
El Ambrosia III de Benetti, una maravilla tecnológica; el Oasis de Lürssen, diseñado por Glade Jonson Design; el Ability de CRN SPA, un paraíso flotante accesible a potentados que puedan pagar 287.000 euros por semana; el Phocéa, un impresionante velero de 75 metros, único en su género, construido por Arsenal de Toulon o el Lady in Blue, de Amels, decorado por el Studio Alberto Pinto, todo estilo de vida; tomaban las aguas del Puerto Hercule por derecho propio mientras los Rolls Royce, Bentleys y Ferraris circundaban el recinto a la espera de ser estacionados, ofreciendo una estampa visual casi irreal aunque cada vez más cosmopolita.


Ampliar
A los mercados americano, que supone el 35% de los propietarios de yates, y europeo del oeste, otro 35%, se han unido los rusos, un mercado en expansión que ya alcanza el 7%, el Medio oriente, el 20%, y los chinos de Hong Kong, los japoneses y los mejicanos que copan el 3% del pastel. Se trata de nuevos ricos para los que el 'yacht' supone estilo de vida, un medio para relacionarse y la forma de exhibir su boyante situación financiera. La imagen del millonario octogenario con gorra de capitán y pañuelo de Hermès anudado al cuello rodeado de bellas veinteañeras ha pasado a la historia.

Ampliar
Los propietarios de yates cada vez son más jóvenes y sus gustos exigen yachts cada vez más grandes y preparados para pasar el mayor tiempo posible en ellos tanto por ocio como por negocios. La guerra entre los principales constructores por conseguir la mayor cantidad de metros flotante dotados de la tecnología más vanguardista y el diseño por excelencia sin que se convierta en una pieza imposible ha comenzado y salones como el de Mónaco evidencian esta realidad que a base de parecer irreal se convierte en surrealismo. Otro mundo.

Gema Castellano
VIDEO
Monaco Yatch Show 2006
Video Monaco Yatch Show 2006 Video Monaco Yatch Show
(19:30 min.)

IMAGENES
Monaco_yatch_20060921_00.JPG Monaco_yatch_20060921_01.JPG Monaco_yatch_20060921_02.JPG Monaco_yatch_20060921_03.JPG
Monaco_yatch_20060921_04.JPG Monaco_yatch_20060921_05.JPG Monaco_yatch_20060921_06.JPG Monaco_yatch_20060921_07.JPG
Monaco_yatch_20060921_08.JPG Monaco_yatch_20060921_09.JPG Monaco_yatch_20060921_10.JPG Monaco_yatch_20060921_11.JPG
Monaco_yatch_20060921_12.JPG Monaco_yatch_20060921_13.JPG Monaco_yatch_20060921_14.JPG Monaco_yatch_20060921_15.JPG
Monaco_yatch_20060921_16.JPG Monaco_yatch_20060921_17.JPG Monaco_yatch_20060921_18.JPG Monaco_yatch_20060921_19.JPG
Monaco_yatch_20060921_20.JPG Monaco_yatch_20060921_21.JPG Monaco_yatch_20060921_22.JPG Monaco_yatch_20060921_23.JPG
Monaco_yatch_20060921_24.JPG Monaco_yatch_20060921_25.JPG Monaco_yatch_20060921_26.JPG Monaco_yatch_20060921_27.JPG
Monaco_yatch_20060921_28.JPG Monaco_yatch_20060921_29.JPG Monaco_yatch_20060921_30.JPG Monaco_yatch_20060921_31.JPG
Monaco_yatch_20060921_32.JPG Monaco_yatch_20060921_33.JPG Monaco_yatch_20060921_34.JPG Monaco_yatch_20060921_35.JPG
Monaco_yatch_20060921_36.JPG Monaco_yatch_20060921_37.JPG Monaco_yatch_20060921_38.JPG Monaco_yatch_20060921_39.JPG
Monaco_yatch_20060921_40.JPG Monaco_yatch_20060921_41.JPG Monaco_yatch_20060921_42.JPG Monaco_yatch_20060921_43.JPG
Monaco_yatch_20060921_44.JPG Monaco_yatch_20060921_45.JPG Monaco_yatch_20060921_46.JPG Monaco_yatch_20060921_47.JPG
Monaco_yatch_20060921_48.JPG Monaco_yatch_20060921_49.JPG Monaco_yatch_20060921_50.JPG Monaco_yatch_20060921_51.JPG
Monaco_yatch_20060921_52.JPG Monaco_yatch_20060921_53.JPG Monaco_yatch_20060921_54.JPG Monaco_yatch_20060921_55.JPG
Monaco_yatch_20060921_56.JPG Monaco_yatch_20060921_57.JPG Monaco_yatch_20060921_58.JPG Monaco_yatch_20060921_59.JPG
Monaco_yatch_20060921_60.JPG Monaco_yatch_20060921_61.JPG Monaco_yatch_20060921_62.JPG Monaco_yatch_20060921_63.JPG
Monaco_yatch_20060921_64.JPG Monaco_yatch_20060921_65.JPG Monaco_yatch_20060921_66.JPG Monaco_yatch_20060921_67.JPG
Monaco_yatch_20060921_68.JPG Monaco_yatch_20060921_69.JPG Monaco_yatch_20060921_70.JPG Monaco_yatch_20060921_71.JPG
Monaco_yatch_20060921_72.JPG Monaco_yatch_20060921_73.JPG Monaco_yatch_20060921_74.JPG Monaco_yatch_20060921_75.JPG
Monaco_yatch_20060921_76.JPG Monaco_yatch_20060921_77.JPG Monaco_yatch_20060921_78.JPG Monaco_yatch_20060921_79.JPG
Monaco_yatch_20060921_80.JPG Monaco_yatch_20060921_81.JPG Monaco_yatch_20060921_82.JPG Monaco_yatch_20060921_83.JPG
Monaco_yatch_20060921_84.JPG Monaco_yatch_20060921_85.JPG Monaco_yatch_20060921_86.JPG Monaco_yatch_20060921_87.JPG
Monaco_yatch_20060921_88.JPG Monaco_yatch_20060921_89.JPG Monaco_yatch_20060921_90.JPG Monaco_yatch_20060921_91.JPG
Monaco_yatch_20060921_92.JPG Monaco_yatch_20060921_93.JPG Monaco_yatch_20060921_94.JPG Monaco_yatch_20060921_95.JPG
Monaco_yatch_20060921_96.JPG      


© Informativos.Net 1999-2006


Imprimir Enviar por Mail
Compártenos
comments powered by Disqus






Si lo prefieres puedes usar la herramienta de comentarios de FaceBook