ESTUFAS AHORRADORAS DE LEÑA PARA PALIAR LAS INFECCIONES RESPIRATORIAS

4/7/2005 

Informativos.net
Las infecciones respiratorias agudas (IRA) representan uno de los problemas principales de salud entre los niños menores de 5 años de los países en desarrollo. En América Latina, las IRA figuran entre las primeras cinco causas de defunción de menores de 5 años y representan la causa principal de enfermedad y consulta a los servicios de salud.




En países como Guatemala y Perú, donde INTERVIDA lleva a cabo su labor de desarrollo integral, las infecciones respiratorias agudas son la primera causa de mortalidad infantil. En concreto, la neumonía provoca en Guatemala el 33% de las muertes entre los menores de 1 año y hasta el 27% de los fallecimientos de niños de entre 1 y 4 años. Asimismo, en Perú la neumonía es la causa de entre el 30 y el 60% de las consultas médicas y de entre el 20 y el 40% de las hospitalizaciones de menores de 5 años.

Las causas de la elevada incidencia de estas enfermedades en la población son variadas y responden a factores ambientales, económicos e incluso a patrones culturales. El alto coste y la disponibilidad limitada de electricidad y combustibles en esos países conducen al frecuente uso doméstico de combustibles orgánicos, que incluyen madera y desperdicios humanos y agrícolas. Se calcula que éstos se emplean como la mayor fuente de energía para cocinar y generar calor en el 30% de las viviendas urbanas y el 90% de las rurales. Estos materiales se suelen quemar sin chimenea, provocando que la exposición a agentes contaminantes sea hasta 50 veces superior a lo recomendado, según indica la Organización Panamericana de la Salud. Esto, unido a las condiciones de insalubridad y a la desnutrición que padecen muchas de estas familias, hace que el riesgo de contraer enfermedades respiratorias se multiplique. De hecho, informes a los que han accedido los equipos de INTERVIDA señalan que la desnutrición multiplica por 31 la posibilidad de mortalidad en aquellos niños que padecen dolencias respiratorias.

Ante esta situación, INTERVIDA lleva a cabo en Centroamérica y Sudamérica la instalación de estufas ahorradoras de leña que, entre otros beneficios, ayudan a paliar las infecciones respiratorias. Por un lado, gracias a estas estufas se mejora la atmósfera de los hogares, ya que los humos procedentes de la combustión se eliminan a través de la chimenea y no quedan dentro de la casa, como ocurría antes. No hay que olvidar que la mayoría de estos hogares constan de un único cuarto en el que las familias desempeñan todas sus actividades, desde cocinar a dormir. Además, en las comunidades indígenas, donde las madres cargan a sus hijos en la espalda durante todo el día, estos niños están permanentemente expuestos al humo de las cocinas. Por otro lado, como las estufas conservan el calor de la leña durante mucho más tiempo gracias a su forma y al uso de los ladrillos, las familias pueden ahorrar hasta un 50% de leña, un ahorro que incide en la economía familiar y les permite gastar este dinero en productos con los que mejorar su alimentación. Al mismo tiempo, en los países afectados por una tala indiscriminada, el menor consumo de leña pone freno al problema de la deforestación.

Hasta el momento, INTERVIDA ha instalado más de 9.500 estufas en Guatemala, El Salvador, Perú y Bolivia, y tiene previsto instalar otras 500 durante este año. Los resultados de este proyecto, del que se benefician más de 70.000 personas, están siendo muy positivos, pues los equipos de Salud de INTERVIDA han podido comprobar una disminución considerable de las dolencias respiratorias entre las familias que gozan de estas estufas. Así, en las comunidades donde ya se han instalado las estufas, se han reducido las dolencias que tenían que ver directamente con la exposición a ambientes contaminados, como la irritación de los ojos, los dolores de cabeza crónicos o la tos. En los centros sanitarios, los casos de conjuntivitis, gripes y catarros han descendido de forma drástica. Además, las estufas permiten ahorrar no sólo leña sino también agua, puesto que los útiles que se usan para cocinar se ensucian mucho menos.

Las cocinas se construyen con materiales como adobes, tierra y pelos de animales domésticos que aportan los beneficiarios. INTERVIDA contribuye con una plataforma de metal y una chimenea de calamina, así como con la mano de obra cualificada.

Imprimir Enviar por Mail
Compártenos
comments powered by Disqus






Si lo prefieres puedes usar la herramienta de comentarios de FaceBook